Las infraestructuras del transporte en la nueva era postcovid

Nuestro mundo ha cambiado y, al menos por un tiempo, debemos adaptarnos a esta nueva situación intentando que afecte lo menos posible a nuestra vida diaria. La nueva normalidad que se empieza a vislumbrar no será fácil, pero las tecnologías digitales pueden ayudarnos a vivir de una forma más sencilla, segura y similar a como lo hacíamos antes.

La crisis sanitaria ha golpeado intensamente el funcionamiento del sistema público de transporte, provocando una caída importante del volumen de pasajeros y un cambio de actitud de los usuarios motivado por el temor al contagio en favor de otros medios de transporte como el vehículo particular. Preservar la movilidad de todos los ciudadanos, al tiempo que se garantiza el cumplimiento de las medidas establecidas por las autoridades sanitarias, es un objetivo clave.

En este ámbito, la demanda de nuevas plataformas tecnológicas por parte de los administradores y operadores de transporte, se presenta como una necesidad urgente para habilitar entornos de detección temprana y monitorización del flujo de viajeros en las infraestructuras. Estas soluciones deberán proveer de los mecanismos necesarios para optimizar los procesos de toma de decisiones ante posibles alertas así como proporcionar herramientas que permitan la auditoría y reconstrucción de situaciones de riesgo.

Antonio Troncoso, responsable comercial para actividades de transporte en Thales nos explica que la compañía ha desarrollado una solución tecnológica para el análisis y monitorización en tiempo real del estado de la ocupación de las infraestructuras, con capacidad para detectar aglomeraciones y distintas condiciones de aforo, generando alertas e indicadores que permitan al operador la activación de eficaces protocolos operativos de seguridad.

 

 “Antes de la crisis sanitaria y, en condiciones normales de operación, la densidad de viajeros por metro cuadrado podía oscilar entre 4 y 6 personas, en la actualidad, debido a las medidas de distanciamiento social, es necesario reducir la presencia de menos de 1 persona por  metro cuadrado. Monitorizar el aforo en una red de transporte sin herramientas inteligentes es muy complicado, gracias a nuestra solución el operador podrá supervisar en tiempo real y de forma automática las zonas más concurridas y adoptar medidas inmediatas para corregir la situación y planificar rutas en base a esa información” Explica Troncoso

 

La solución de video análisis de Thales permite evaluar la densidad de personas que ocupan un área determinada aprovechando la infraestructura de CCTV existente y mediante algoritmos de análisis de vídeo basados en técnicas de Inteligencia Artificial que permiten extractar características morfológicas de los individuos (esqueletos) con alto grado de fiabilidad en comparación con las tecnologías tradicionales.

El análisis de video ofrece una respuesta adecuada a casos de uso típicos del transporte de personas en situaciones con alta densidad de viajeros, siendo efectivo incluso a bordo de los trenes.

La información se presenta al operador de forma estructurada sobre la cartografía de la red de transporte en base a mapas de calor y las alarmas pueden coordinarse con los sistemas de Información al viajero, disponibles en las estaciones.

 

 

 

La compañía, también cuenta con tecnologías orientadas a la monitorización de temperaturas inusuales en flujos de pasajeros que, complementadas con capacidades biométricas de alto rendimiento, mejoran la precisión del proceso de toma de temperaturas para la identificación de potenciales portadores del COVID. También, supervisan de forma automática la correcta utilización de mascarillas, cuyo uso resulta preceptivo de acuerdo a las normas dictadas por las autoridades sanitarias.

Estas soluciones persiguen minimizar el impacto en el nivel de servicio salvaguardando las condiciones de privacidad de los viajeros.

 

Durante años, los operadores han logrado la confianza de la ciudadanía, esto significa asegurar que el uso de trenes y estaciones es seguro,  recuperar esa confianza es posible gracias al uso de soluciones digitales capaces de garantizar el cumplimiento de las medidas sanitarias y la toma de decisiones más adecuadas del operador.