Impresionante Descubrimiento de una Galaxia lejana similar a la Vía Láctea

Los científicos acaban de revelar un descubrimiento científico asombroso. Haciendo uso de las tecnologías de vanguardia que ofrece el radiotelescopio terrestre de ALMA, los astrónomos han descubierto una galaxia extremadamente distante que prácticamente podría confundirse con nuestra propia Vía Láctea. ¡Esta galaxia está tan lejos que su luz tardó más de 12 mil millones de años en llegar hasta nosotros! Los científicos explican que lo que vemos ahora es la galaxia tal como era cuando el Universo tenía “solo” 1.400 millones de años.

 

 

Llamada SPT0418-47, esta galaxia recientemente descubierta tiene al menos dos similitudes importantes con la nuestra: una estructura de disco giratorio y una protuberancia, un grupo central de estrellas muy compacto alrededor del núcleo. Es la más distante de las galaxias que se asemeja a nuestra Vía Láctea.

Dado que estamos hablando de galaxias muy, muy lejanas, es prácticamente imposible realizar observaciones precisas, incluso con los telescopios más potentes de la actualidad. Los científicos superaron este problema utilizando una galaxia cercana como lupa, una técnica mejor conocida como lente gravitacional, y permitiendo que ALMA retroceda mucho en el tiempo, proporcionando detalles nunca antes vistos. La atracción gravitacional de la galaxia vecina distorsiona y dobla la luz de la galaxia distante, dándole una apariencia deforme y magnificada. Esto hace que la galaxia distante parezca un anillo de luz casi perfecto alrededor de la galaxia cercana. El equipo de investigación utilizó datos de ALMA para reconstruir la forma real, basándose en una nueva técnica de modelado por ordenador.

 

 

Si bien la nueva galaxia SPT0418-47 tiene un disco y otras características similares a las de las galaxias espirales conocidas, el equipo de investigación también espera que evolucione hacia una galaxia muy diferente a la Vía Láctea y se una a la categoría de galaxias elípticas.

Ser capaz de estudiar galaxias distantes es clave para comprender cómo se forman y evolucionan las galaxias. Este último descubrimiento inesperado sugiere que el Universo primitivo no era tan caótico como pensábamos, y también plantea una serie de preguntas sobre cómo se pudo haber formado una galaxia bien ordenada  en tan poco  tiempo , después del Big Bang. Este cofre del tesoro de datos galácticos impulsará la investigación cósmica durante muchos años.

ALMA: ¡alcanzando alturas astronómicas!

 

 

Ubicado en la meseta de Chajnantor en el desierto de Atacama en el norte de Chile, el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) es también una serie de excepcionalidades. Uno de los radiotelescopios más grandes jamás construido, ALMA no es un sistema astronómico terrestre ordinario. La matriz consta de 66 antenas parabólicas gigantes, 54 de doce metros de diámetro y 12 de siete metros de diámetro, observando en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas. Esta colosal instalación es una asociación internacional entre Europa, Estados Unidos y Japón.

 Una nueva visión del espacio

 

 

El principal objetivo de ALMA es observar el Universo "frío", el gas molecular y el polvo entre las estrellas, proporcionando a los astrónomos y científicos nuevos conocimientos sobre cómo se forman las estrellas y los planetas y detectando galaxias nacientes tal como pudieron haber existido hace más de 10 mil millones de años. De esto se puede deducir qu, el observatorio ALMA proporcionará nuevas pistas sobre cuestiones existenciales acerca de nuestros orígenes “cósmicos”.

Un gran desafío de diseño

 

 

Como empresa líder del consorcio europeo AEM, Thales Alenia Space fue el contratista principal de las 25 antenas suministradas por Europa para este proyecto. Fueron necesarios 10 años para construir los subensamblajes en Europa, transportarlos a Chile, instalarlos en el  desierto de Atacama, a 5.000 metros sobre el nivel del mar, luego calibrarlos y demostrar el que cumplian  las especificaciones técnicas.

Lograr el rendimiento requerido por estas enormes antenas, incluida una superficie reflectora con una precisión de 11 micrones RMS, o una quinta parte del grosor de un cabello humano, combinado con una precisión extrema al apuntar hacia objetos distantes, requirió una hazaña de ingeniería sin precedentes. Todas estas antenas deben apuntar exactamente a la misma ubicación en el espacio y exactamente al mismo tiempo, a pesar de operar en las condiciones extremas de un entorno desértico de gran altitud. Los socios del programa superaron estos desafíos, incluido el efecto de la gravedad de la Tierra, las ráfagas de viento y las fluctuaciones de temperatura en el desierto de casi 40 ° C en solo unas pocas horas. Incluso la más mínima debilidad en el diseño podría comprometer la precisión de la drieccion a la que apuntan. En funcionamiento desde hace varios años, las antenas de ALMA han demostrado ser impecables.

¡Sentado en la cima del mundo!

 

Para transportar las enormes antenas desde el campamento base de ALMA a 3.000 metros sobre el nivel del mar hasta la meseta de Chajnantor a más de 5.000 metros, ALMA y el Observatorio Europeo Austral (ESO) construyeron una carretera de acceso de 47 kilómetros y encargaron dos camiones pesados, cada uno diseñado para trnasportar una antena al mismo tiempo. Estos camiones hechos a medida tenían 20 metros de largo y 10 metros de ancho, pesaban 130 toneladas métricas y estaban propulsados por dos motores diesel, cada uno de los cuales desarrollaba más de 1,000 caballos de fuerza. Un viaje por la ladera de la montaña que duró de tres a cuatro horas. ¿Cómo puede un observatorio a una escala tan colosal, con su gigantesca instalación de antena de 100 toneladas, lograr niveles tan extraordinarios de precisión del lugar donde estan dirigidos? ¡Ese es el secreto de ALMA!

 

Las antenas funcionan perfectamente, su rendimiento es reconocido tanto por los usuarios como por ESO. No pasa una semana sin que el observatorio ALMA anuncie un nuevo descubrimiento científico, algunos completos con imágenes espectaculares, ¡con solo un clic en el sitio web de ESO !

 

Photos:  © ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), Rizzo & aI.