Secret of the Planets

¡Llegando a Mercurio!

 

 Arianespace ha lanzado esta tarde, desde el Puerto Espacial de Kourou, en la Guayana Francesa (América del Sur), la misión BepiColombo para explorar Mercurio. Pero los científicos tendrán que esperar para descubrir los misterios del planeta más próximo al Sol. Como ellos dicen, “lo bueno se hace esperar...”. Esta vez se tardarán siete años, en un viaje increíble a través del sistema solar, antes de que Mercurio esté en nuestro punto de mira, que como probablemente saben es un planeta que alcanza temperaturas extremadamente altas. Solo habrá que esperar un poco hasta que BepiColombo alcance lo que Jacques Brel llamaba la “estrella inalcanzable” en su conocida canción, “El sueño imposible” (La Quête/”La búsqueda” en original francés).
 
 
 

 

Sí, hace calor en Mercurio… mucho más calor del que nunca se haya captado. Por no mencionar la radiación solar alrededor de Mercurio, diez veces más intensa que la de la Tierra. Si Ícaro perdió sus alas por volar demasiado cerca del Sol en la Tierra, ¡imagínese su destino en Mercurio! Nuestra última investigación planetaria tendrá que soportar temperaturas extremas a medida que se acerque a Mercurio, de 300 a 400 °C, teniendo en cuenta que los instrumentos están diseñados para operar de 0 a 40 °C. Eso significa haber tenido que desarrollar materiales y dispositivos especiales para todo lo que deba exponerse a estas temperaturas.

 

Una de las principales misiones europeas al frente

 

 

BepiColombo es la primera misión europea para explorar Mercurio. Sigue a la del Mariner 10 llevada a cabo en los años 70 y la del Messenger del 2010 al 2015, dos misiones que permitieron reunir información sobre este planeta secreto y misterioso. Pero Mercurio sigue siendo el gran desconocido, debido a la dificultad de poder verlo en mejores condiciones. Al estar tan próximo al Sol, es también un objetivo prioritario para la investigación científica, para ayudarnos a entender mejor los orígenes del sistema solar.

La misión BepiColombo

 

 

BepiColombo es una misión conjunta entre las agencias espaciales europea y japonesa, ESA y JAXA, respectivamente. Consta de cuatro módulos distintos, incluidos tres construidos en Europa:

•    MPO (Mercury Planetary Orbiter), con 11 instrumentos para estudiar y cartografiar la superficie y la atmósfera del planeta.
•    Aislamiento térmico, para proteger la investigación de las extremas temperaturas a medida que se acerca a Mercurio.
•    MTM (Mercury Transfer Module), que proporciona propulsión y energía eléctrica para el viaje desde la Tierra a Mercurio.
•    MMO (Mercury Magnetospheric Orbiter), proporcionado por Japón, está equipado con cinco instrumentos para investigar el campo magnético de Mercurio.

 

La contribución de Thales Alenia Space al Bepi

 

 

Dicha misión europea está dirigida por Airbus Defence & Space como principal contratista, en representación de la ESA. Thales Alenia Space es parte del equipo central del sector, coordinando 35 compañías europeas distintas. En particular, Thales Alenia Space está a cargo de las telecomunicaciones, el control térmico y el sistema de distribución eléctrica, así como de la integración y las pruebas de toda la nave espacial, además de los servicios de soporte durante la campaña de lanzamiento. La compañía también suministra transpondedores de banda X y Ka, ordenadores de a bordo, memoria masiva y la antena de alta ganancia de 1,1 metros utilizada para la comunicación entre la nave y la Tierra, junto con el experimento científico para el cometido de la radio. Dicha antena se deriva del modelo desarrollado para la exitosa misión de Cassini-Huygens. [Full Press Release here]

Venus, Marte, Mercurio, Titán, la Luna, asteroides, cometas, etc.

 

Thales Alenia Space es un socio fundamental para las fantásticas misiones europeas a través del sistema solar.

 

 

Thales Alenia Space es el principal contratista para el actual programa ExoMars, papel que ya desempeñó para Herschel y Planck, los mayores observatorios espaciales jamás desarrollados en Europa. La compañía también desarrolló e integró Corot, el cazador francés de “exoplanetas” de órbita baja, el cual estará fuertemente implicado en un nuevo programa llamado Plato, también encargado de rastrear exoplanetas (fuera del sistema solar), pero desde el punto Lagrange 2, gracias a la óptica avanzada del telescopio construido por Leonardo en sus instalaciones de Campi Bisenzio, en colaboración con las principales universidades y organizaciones de investigación.
 

 

 

Thales Alenia Space también ha construido 25 de las 64 principales antenas parabólicas (como contribución europea) para el sistema de radiotelescopio gigante ALMA desplegado en el altiplano de Atacama, en Chile. Además, Thales Alenia Space desempeñó un papel importante en la conocida misión del cometa Rosetta-Philae  (especialmente en el ensamblaje, la integración y las pruebas de la nave), así como en el Cassini-Huygens. Esta última misión (que fue noticia de portada el año pasado cuando el Cassini realizó su “último lanzamiento”) nos permitió explorar la atmósfera de Titán y después facilitó —¡cómo si durara poco!— el aterrizaje en la luna más misteriosa de Saturno. El Huygens Space Probe fue construido por Thales Alenia Space como principal contratista. En la agenda de Thales Alenia Space también se encuentra el programa europeo Euclid, que nos ayudará a comprender mejor la materia oscura.
 
 

 

 

Mientras tanto, Europa contiene la respiración con el acercamiento de la misión ExoMars 2020*. En esta misión, el explorador de ESA debería tomar tierra en marzo de 2021. Provista de un taladro especial construido por Leonardo cerca de Milán, el explorador recogerá muestras del suelo a una profundidad de 2 metros, en un intento por descubrir vestigios de una vida anterior (bacterias), mientras el Trace Gas Orbiter (TGO), lanzado en el 2016, continúa su misión en órbita alrededor de Marte, “olfateando” la atmósfera marciana para descubrir, concretamente, rastros de gas metano.

La mitad del volumen presurizado del ISS desarrollado por Thales Alenia Space

 

 

La exploración del espacio siempre ha fascinado a los científicos de los planetas, por supuesto, además de a toda la comunidad científica y a los aficionados al espacio, cuyo número ha aumentado desde que los astronautas en la Estación Espacial Internacional (ISS) fueron capaces de compartir su día a día a través de las redes sociales, especialmente Frenchman Thomas Pesquet. El ISS ocupa un lugar especial en los corazones de los ingenieros de Thales Alenia Space destinados en Turín, Italia. Thales Alenia Space, de hecho, ha suministrado la mitad del volumen presurizado en el  ISS, incluidos los nodos 2 y 3, el Módulo Multipropósito, los Módulos Logísticos (MPLM), Cupola, la estructura del laboratorio Columbus o la estructura para la cámara hiperbárica comercial Bishop de NanoRacks.

Thales Alenia Space también ha construido los Integrated Cargo Carriers (ICC) para el ATV en representación de Airbus Defence & Space, y Pressurized Cargo Modules (PCM) para Cygnus en representación de Northrop Grumman. La próxima nave espacial de suministros Cygnus despegará para el ISS a mediados de noviembre.

 

 

 

Observando el ISS más allá, Thales Alenia Space se está preparando para misiones lunares, en particular con el LOP-G (Lunar Orbital Platform Gateway) y está llevando a cabo estudios de diseño para la NASA (como parte del STEP 2) y ESA.

 

Space_Rider - Thalesgroup

 

Siguiendo el éxito del IXV Atmospheric Reentry Demonstrator, Thales Alenia Space está desarrollando el Space Rider, un sistema de transporte espacial europeo de nueva generación, órbita baja y reutilizable.

Servidores espaciales: impulsando el mercado espacial

 

 

“Una vez lanzado el satélite, no puedes darle mantenimiento en órbita”. Esto siempre ha sido un tópico entre los fabricantes de satélites, pero puede que deje de ser cierto en un futuro no muy lejano. ¡La razón es un nuevo tipo de vehículo espacial, llamado “Servidor Espacial”! Y como su nombre indica, este tipo de aeronave está diseñada para ofrecer mantenimiento en órbita. Altamente versátil, puede utilizarse para una gran variedad de tareas orbitales, incluida la eliminación de residuos espaciales, la manipulación robótica, para extender la vida de servicio del satélite, suministrar combustible, realizar inspecciones, etc. Con estas nuevas máquinas espaciales, estamos cambiando el paradigma del espacio, desde la situación estática habitual a un entorno dinámico. Thales Alenia Space está liderando el desarrollo de los Servidores Espaciales, que cambiarán nuestro enfoque sobre el acceso al espacio. Y si en el futuro se gestiona la construcción de bases lunares, los Servidores Espaciales tendrán sin duda un papel clave en el transporte y ensamblaje de los distintos componentes.

 

*ExoMars 2020 es una misión internacional llevada a cabo entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Federal Rusa, Roscosmos. Thales Alenia Space es el principal contratista para el conjunto del programa, mientras que ADS está a cargo del explorador y OHB del CM (Carrier Module).

 

Copyrights:
First artistic view: © IStocks
BepiColombo: ©ESA/ATG mediaLab
Rover ExoMars: © Thales Alenia Space/Master Image Programmes
Huygens probe on Titan © ESA, C. Carreau
Rover ExoMars - Cartoon © ASTER
Thomas Pesquet - Cupola © ESA/Thomas Pesquet
NanoRacks © NanoRacks
SpaceRider: © ESA

Space Servicers: ©  Thales Alenia Space