Cada viaje en metro depende de un Centro de Control de Operaciones (OCC), una sala de control de alta tecnología que mantiene todo funcionando sin problemas. ¿Cómo se pueden adaptar los OCC para responder a la crisis de Covid-19 y cómo podrían ayudar las tecnologías digitales?

Ejecutar una red de metro es una tarea compleja, pero los desafíos presentados por el Covid son excepcionales.

Primero, los pasajeros y el personal deben estar protegidos contra el riesgo de infección. Las estaciones y los trenes deben mantenerse impecablemente limpios. La congestión y el hacinamiento deben evitarse a toda costa. Todo esto requiere supervisión adicional y coordinación central.

En segundo lugar, existe la necesidad de proporcionar un entorno de trabajo seguro y socialmente distanciado para los empleados. La única forma de cumplir con el distanciamiento social en un centro de control concurrido es reducir la cantidad de personas que necesitan estar allí.

En tercer lugar, existe una necesidad urgente de reducir los costes operativos, no es fácil, dada la creciente carga de trabajo. Teniendo en cuenta que la recuperación en la cantidad de pasajeros probablemente sea lenta, los operadores necesitan formas de aumentar aún más sus ingresos.

En resumen, el Covid es una tormenta perfecta. No solo hay más trabajo por hacer, sino que hay menos personal en el lugar de trabajo para hacerlo y menos dinero para pagar todo. ¿Cómo pueden equilibrarse estos factores?

 

Nuevas necesidades, nuevas soluciones.

Thales está desarrollando una gama de soluciones digitales que están diseñadas para enfrentar los desafíos relacionados con el Covid. Todas estas soluciones están integradas a través del OCC, por lo que los operadores pueden aprovechar las inversiones en tecnología existentes.

Registrar e informar de las operaciones de desinfección. Mantener estaciones y trenes limpios es  prioritario. La solución de monitorización de Thales ayuda a los operadores a realizar un seguimiento de las actividades de limpieza en cientos de puntos diferentes en la red.

"Nuestra solución permite a los operadores registrar e informar operaciones de desinfección y generar alarmas si los equipos de limpieza no informan", explica Franck Butterlin-Fillon, gerente de la línea de productos de control de operaciones, Thales. "La limpieza es una prioridad y nuestra solución permite a los operadores integrar regímenes de desinfección en la administración de las operaciones del OCC".

La solución también proporciona herramientas para coordinar rutinas de limpieza de aire, utilizando auxiliares de estación, como sistemas de aire acondicionado y ventilación. Además, se puede usar para adaptar los horarios para que los trenes se envíen al depósito para su limpieza interna y externa.

Control remoto seguro OCC. Los equipos en los centros de control necesitan trabajar en colaboración, pero ¿qué sucede cuando el distanciamiento social lo hace más difícil?

"Nuestra solución es permitir el trabajo remoto utilizando dispositivos móviles seguros que replican parte de las funciones de monitorización de OCC", dice Butterlin-Fillon. "Esto permite a los operadores proteger la seguridad de la carga de trabajo mientras se mantiene la productividad".

La solución remota OCC permite a los empleados monitorizar los KPIs y alarmas a través de tableros. La interesante de la solución es que las notificaciones se pueden filtrar, por lo que los empleados solo reciben alertas relevantes para su ubicación y función.

La ciberseguridad es clave. Como todas las soluciones de Thales, el OCC remoto está cibersecurizado por diseño. Esto significa que la solución está integrada en la seguridad, con seguridad de extremo a extremo para comunicaciones críticas y autenticación multifactor para dispositivos móviles.

Operaciones adaptativas. El Covid ha puesto a los operadores bajo presión para evitar el hacinamiento. Para hacer esto, necesitan adaptar los servicios de trenes para satisfacer la demanda.

“Ahora somos capaces de proporcionar pronósticos de flujo de pasajeros y seguimiento en tiempo real. Esto permite a los operadores predecir los flujos de pasajeros a lo largo del día, de modo que los trenes puedan ser inyectados, ajustados progresivamente y los tiempos de permanencia adaptados para evitar el hacinamiento ”, dice Butterlin-Fillon.

La solución está diseñada para proporcionar la máxima reutilización de los sistemas existentes. Las adaptaciones de horario se pueden ejecutar a través de los sistemas existentes de Supervisión automática de trenes (ATS). Mientras tanto, los cambios de horario pueden sincronizarse con los sistemas de información de pasajeros.

Las soluciones adaptativas ahorran dinero: por ejemplo, los servicios de trenes se pueden reducir si se prevé una menor demanda. El ahorro de energía también podría ser posible: la iluminación, el funcionamiento de las escaleras mecánicas, la salida de ventilación y aire acondicionado pueden variar en respuesta a los números de pasajeros previstos. Esto es importante porque los sistemas auxiliares representan hasta el 60% del consumo de energía del metro en algunas geografías.

Las tecnologías detrás de todo esto son análisis de flujo de pasajeros y análisis de video inteligente distribuido. Estos aprovechan los flujos de datos existentes de las redes de CCTV y los sistemas de tickets, por lo que no es necesario instalar sensores adicionales.

Sistemas resilientes. La crisis de Covid subraya la necesidad de evitar la interrupción a toda costa: una interrupción importante del sistema OCC, por ejemplo, podría provocar congestión en toda la red. El enfoque de Thales es proporcionar soluciones que ofrezcan un alto nivel de resistencia. Estos se pueden aplicar a los sistemas nuevos y existentes.

Butterlin-Fillon puede utilizar la tecnología en la nube para aumentar la resistencia y abrir aún más beneficios, explica: “Con la nube, puede aprovechar diferentes servidores físicos. Esto le brinda más escalabilidad y mayor capacidad de recuperación: si hay una falla en alguna parte, el sistema equilibra automáticamente la carga de trabajo utilizando diferentes recursos ".

Esto no solo aumenta la resiliencia, sino que también reduce la necesidad de mantenimiento y, por lo tanto, la cantidad de personas en el sitio. También permite una mayor flexibilidad: cambiar los servicios a la nube hace que sea más fácil aprovechar las nuevas capacidades, como el trabajo remoto.

Además de apoyar a los clientes durante la crisis de Covid, soluciones como estas están diseñadas para generar ahorros y proporcionar ganancias de productividad que ofrecerán valor año tras año.