La diversidad, clave para las multinacionales