La costa jamaicana se protege con alta tecnología de Thales

La Fuerza de Defensa de Jamaica adquiere un sistema de vigilancia costera que incluye el sistema Gecko y el radar Coast Watcher 100.
El objetivo de las autoridades jamaicanas es protegerse de las amenazas de la piratería y operaciones de contrabando en entornos difíciles (alta mar, lluvias, etc.) así como amenazas aéreas de baja altitud.

Con el fin de abordar y reducir significativamente el contrabando y otras actividades ilegales en Jamaica, el gobierno está implementando un programa de gran alcance dirigido a reducir la proliferación de amenazas marítimas -Maritime Domain Awareness Capability Initiative-. Un componente clave de esta iniciativa es el despliegue de un sistema nacional de vigilancia costera operado por la Fuerza de Defensa de Jamaica para monitorear la actividad de las costas de este país. Para cumplir con este gran objetivo, Jamaica confía en el sistema de vigilancia costera de Thales equipado con el sensor electro-óptico Gecko.

Gecko es una solución fácil de utilizar que brinda a los usuarios una alta capacidad de reconocimiento tanto en operaciones diurnas como nocturnas, incluso en condiciones climatológicas adversas y con baja visibilidad. Entre sus funcionalidades más relevantes están la vigilancia, la identificación y el seguimiento.

Diseñado en un principio para usarse en movimiento (más de 40 km/h) y ser instalado en mástiles extensibles de hasta 6 metros de altura; el éxito en la implantación del cabezal optrónico y sensórico en puestos fijos para vigilancia fronteriza ha tenido un gran despliegue y supone ya un éxito de uso en la costa mediterránea. Por este motivo, diferentes fuerzas de seguridad del norte y el este de Europa realizaron, a principios de año, pruebas del sistema para el tráfico ilegal de mercancías y drogas, seguimiento de embarcaciones y pesca ilegal, entre otras misiones.

Este proyecto confirma la asociación estratégica establecida entre Thales y el gobierno de Jamaica, que ya ha confiado en Thales para asegurar su espacio aéreo con los Centros de Control de Tráfico Aéreo y Radares de Thales, así como para garantizar su seguridad terrestre con los vehículos Bushmaster.